El siguiente paso

En este curso se han puesto en marcha las novedades anunciadas allá por el mes de mayo de 2020 y que suponían el inicio de la reforma del sistema de becas. Esas novedades, además del aumento en el presupuesto para becas, supusieron, principalmente, una rebaja en los requisitos académicos para poder optar a beca completa y un aumento del umbral 1 de renta, lo que ha resultado muy beneficioso para gran parte de los solicitantes de beca.

Con estas novedades, como he dicho, el gobierno inició la reforma del sistema de becas que tenía previsto en su programa electoral. Pero tras este primer paso, una de las mayores demandas, tanto del estudiantado como de distintos organismos como la @AIReF, de ONG´s como Save the children o de fundaciones como la Ramón Areces, es que las becas puedan resolverse y pagarse antes.

Como ya comenté en otro post, la AIReF, para paliar esta situación, planteó un cronograma a poner en marcha que se puede resumir en:

  • Convocatoria: Abierta de enero a mediados de marzo.
  • Tramitación y preconcesión de la beca: De mediados de marzo a finales de junio. Esto supondría comprobar los datos económicos con la renta del último ejercicio que hubiera disponible en Hacienda.
  • Concesión (y pago) de la beca: de final de junio hasta el inicio del curso.

Muy en sintonía con la AIReF, el profesor del Swedish Institute for Social Research de la Universidad de Estocolmo José Montalbán Castilla, en el informe «INDICADORES COMENTADOS SOBRE EL ESTADO DEL SISTEMA EDUCATIVO ESPAÑOL 2020» de la Fundación Areces, propone unas medida similares, y va un poco más allá:

  • También propone adelantar el plazo de publicación de la convocatoria a Enero y unos plazos de tramitación similares para que los alumnos reciban la beca a 1 de septiembre.
  • Comprobar los requisitos económicos que se tienen en cuenta para la beca con la renta, no del año anterior, sino con la de dos años atrás y, así, no tener que esperar a las fechas actuales para comprobar los datos económicos.
  • Como tercera medida, propone, para agilizar las interconexiones entre los agentes implicados, que el Ministerio de Educación envíe las solicitudes directamente al Ministerio de Hacienda, prescindiendo de las unidades de trámite en este paso.

Como resumen, en la práctica esto supondría una tramitación dividida en dos partes:

  • Comprobación de los requisitos económicos: Primero se comprobaría el cumplimiento de los requisitos económicos, enviando las solicitudes de beca al cruce con la AEAT. Esto daría como resultado una «preconcesión» de la beca para todo aquel que cumpliera los requisitos generales, familiares y económicos, a la espera del cumplimiento de los requisitos académicos.
  • Comprobación de los requisitos académicos: Una vez matriculados los alumnos, se comprobaría el cumplimiento de los requisitos académicos y, si se cumplen, se confirmaría la resolución de preconcesión de la beca y se procedería a su abono.

Siempre he dicho que sería necesario adelantar la tramitación, resolución y pago de las becas pues, dada la función que cumplen, no tiene mucho sentido que se paguen tan tarde. Pero esto tiene una serie de dificultades o inconvenientes. Tomando como referencia los informes de la AIReF y de la Fundación Ramón Areces, vamos a ir viendo cada una de las propuestas realizadas en ellos:

ADELANTO DE LA CONVOCATORIA

Lo que se plantea es la vuelta a un sistema ya conocido y que no obtuvo demasiado éxito: las PREBECAS, de las cuales ya hable en un post: Y esto como lo arreglamos?

Por poneros en contexto, las prebecas, o convocatoria anticipada, era una convocatoria para alumnos que iniciaban estudios universitarios que estuvo funcionando solamente un par de cursos en la que la comprobación de los datos económicos de la unidad familiar se realizaba antes de que los alumnos estuvieran matriculados. Así, a la hora de matricularse sabían si iban a tener beca y en qué cuantía (al contrario de lo que sucede ahora) siempre que, posteriormente, cumplieran los requisitos académicos. Una vez matriculados se confirmaba la solicitud con esos datos académicos y se les ingresaba la beca.

Siempre he dicho que es necesario que los alumnos que se vayan a matricular en la universidad (o en cualesquiera estudios) deben saber, con anterioridad a formalizar la matrícula, si van a tener beca o no, para poder organizarse y decidir, a la vista de la resolución que reciban. Con este sistema, se conseguiría ese fin.

Pero, sin entrar en profundidad, este sistema tiene algunos inconvenientes de carácter práctico, sobre todo en alumnos de primer curso:

  • Se presentarían muchas solicitudes de alumnos/as que al final no se van a matricular, lo que supondría carga de trabajo para nada. Es ahora, con la convocatoria hasta octubre, y hay muchos solicitantes que al final no se matriculan, o no se matriculan en la universidad donde tenían pensado. Si se adelanta la convocatoria esa situación se agravaría.
  • Determinadas universidades se llevarían la gran carga de trabajo, porque lo normal es que los alumnos aspiren a matricularse en determinadas universidades. Pero sabemos que no siempre consiguen plaza en la universidad quieren…
  • Para la concesión de la ayuda de residencia es necesario que se acredite la necesidad de residir fuera del domicilio familiar durante todo el curso y tener contrato de alquiler. En las fechas en que esté abierta la convocatoria, en caso de que se adelante, es complicado que los solicitantes tengan los datos del domicilio donde van a residir durante el curso siguiente… Esto supondría, o bien que quienes solicitaran la beca presentaran el contrato antes de confirmar la resolución de beca, con lo que se retrasaría bastante la tramitación, o hacer a una propuesta y pago de beca sin ese componente, lo que supondría la presentación de alegaciones para que se les haga un aumento de cuantía con esa ayuda (cuando en muchas ocasiones es la única ayuda que reciben antes de la variable). En ambos casos supondría una gran carga de trabajo y retrasos en la concesión de esa ayuda.

Como vemos, aunque «menores», comenzamos con los problemas.

COMPROBACIÓN DE LOS DATOS ECONÓMICOS

Uno de los pilares fundamentales del sistema de becas es el cumplimiento de unos umbrales económicos por parte de la unidad familiar de las personas solicitantes: Renta, patrimonio y volumen de negocio. Desde siempre, la comprobación de los requisitos económicos se hace con la renta del año anterior, comprobando la última declaración presentada.

Tanto por la AIReF como por José Montalbán Castilla en el informe la Fundación Ramón Areces plantean un cambio a este respecto. Siguiendo el ejemplo otro país de nuestro entorno, como es el caso de Francia, proponen la comprobación de datos económicos con la renta de dos años atrás, lo cual permitiría adelantar la comprobación de estos datos y poder adelantar todo el procedimiento.

Por poner un ejemplo, en el curso actual 2020/2021 se comprueba la renta de la unidad familiar realizada en 2020, que hace referencia al ejercicio 2019. Si se pusiera en marcha este sistema en el curso 2021/2022, también se miraría la renta referida al ejercicio de 2019; la renta de dos años antes.

En un post anterior ya hablaba sobre los inconvenientes que, como trabajador de una unidad de becas, veo a esta propuesta:

De índole meramente económica de la unidad familiar: La situación económica de las unidades familiares es cambiante, a mejor y a peor. Si esto ya supone problemas, porque la situación económica de las familias en momento de comprobar la beca no es la misma que tenían en el ejercicio económico que se tiene en cuenta para comprobar los datos económicos, imaginaros conceder una beca tomando como referencia la renta de dos años atrás. Se producirían situaciones aún más injustas que las que ya se producen.

Ante la duda de si la renta familiar de hace dos años no es un buen predictor de la renta actual, José Montalbán indica, en base a los datos aportados en el informe, que: «… la renta de hace dos años es un buen predictor de la renta actual para los estudiantes becados. Por tanto, no se perdería una gran cantidad de información al usar esta variable y se solventaría el problema principal: agilizar el proceso».

A riesgo de equivocarme, creo que tratar de equiparar a España con otros países de nuestro entorno, como Francia, donde la estabilidad laboral y económica es muchísimo mayor que la nuestra, no creo que sea lo más acertado si quieres poner en marcha un cambio teniendo como base la estabilidad en los datos económicos.

Composición de la unidad familiar: Como ya sabemos, para determinar los miembros computables de la unidad familiar, actualmente se toma en cuenta la situación a 31 de diciembre del año anterior a la convocatoria. Y todos coincidiremos que, en los últimos tiempos, los cambios en las unidades familiares es algo que está a la orden del día. Familias monoparentales, parejas de hecho, divorcios, nuevas parejas… Siendo esto así: ¿cual sería la unidad familiar del o de la solicitante? ¿La actual? ¿La de hace dos años? ¿Qué renta se miraría? ¿La de la unidad familiar actual, pero de hace dos años? Difícil…

Si esto supone ya supone un problema porque la situación familiar puede cambiar de un año para otro, imaginaros con dos años de diferencia. 

AGILIZAR EL TRÁMITE: DATOS DE EDUCACIÓN A HACIENDA DIRECTAMENTE

En otra de sus propuestas, José Montalbán en el informe de la Fundación Ramón Areces indica que: «Se otorga demasiado peso a las universidades, que cuentan con una capacidad limitada en sus recursos humanos lo que alarga el proceso de manera significativa. Para solucionarlo, se propone que el Ministerio de Educación envíe las solicitudes primero al Ministerio de Hacienda (en lugar de a las universidades) para comprobar los requisitos económicos de los estudiantes.»

Esto supondría que el control que realizan las universidades y demás unidades de becas en cumplimiento de lo establecido por la convocatoria, se dejaría de realizar (al menos de antemano). Pero ante esto debemos recordar que:

  • Las becas debe destinarse a quienes las necesitan, a aquellos cuyas familias no tienen los medios para pagarles unos estudios. Y eso requiere un control, que no se puede obviar solo por agilizar el trámite.
  • No podemos olvidar que se estamos hablando de reparto de dinero público. Y a este respecto, la propia convocatoria en su artículo 41.1 establece que: «Las administraciones educativas correspondientes y las universidades ejercerán un riguroso control que asegure la correcta inversión de los recursos presupuestarios destinados a becas«.

Obviamente NO estoy de acuerdo con esta propuesta. Las unidades de becas no estamos retrasando la tramitación, sino que estamos cumpliendo la labor más importante de todo el procedimiento. A riesgo de parecer pretencioso (permítaseme la licencia), entiendo que el papel de las unidades de becas controlando el cumplimento de los requisitos de la convocatoria es la esencia del propio sistema de becas.

ALEGACIONES

Siguiendo con el artículo de José Montalbán, para paliar un poco los eventuales cambios de las circunstancias económicas y familiares que se pudieran producir, también prevé algunas medidas para esto: «se podría añadir una cláusula para los casos extraordinarios. En el caso de que algunas familias recibieran un shock importante en su ingreso familiar computable (ej. divorcio o desempleo), estos estudiantes podrían presentar una reclamación para que se cuente el ingreso familiar más actualizado (pero, mientras tanto, el resto de
las solicitudes se procesarían)»
.

Entiendo que, normalmente se tomaría la renta de dos años atrás y, según determinadas circunstancias, que deberían quedar expresamente establecidas en la convocatoria, se podría ver la renta un año atrás.

Ante esto lo que pienso es en la cantidad de alegaciones que se presentarían, pues no solo presentarían alegación quienes cumplieran las eventuales condiciones establecidas en la convocatoria, sino también cualquiera a quien le hubieran denegado la beca. Esto supondría gran carga de trabajo y un evidente retraso en la tramitación de las alegaciones porque aunque denegadas en gran parte, habría que tramitarlas todas.

PAGO DE LA BECAS

En ambos informes, tanto de la AIReF como el de la Fundación Ramón Areces se coincide en que el pago de las becas se debería hacer antes de inicio del curso (a 1 de septiembre). Esto sería lo ideal, pero tal y como está ahora mismo el panorama me parece algo imposible debido a que hay tantos calendarios académicos como universidades o comunidades autónomas.

Creo que todos estaremos de acuerdo en que no se puede conceder la beca a alguien que no se haya matriculado o que no cumpla los requisitos académicos establecidos en la convocatoria, y mientras que existan en convocatorias extraordinarias en septiembre y periodos de matriculación posterior el pago de las becas a 1 de septiembre será, cuanto menos, complicado:

  • Respecto a los alumnos de primer curso de grado, por lo general, comienzan a confirmar matrícula de mediados de julio (los de las primeras adjudicaciones) hasta mediados de septiembre. Y luego los que matriculan en resultas.
  • Respecto a los alumnos del resto de cursos, hay universidades que aún tienen convocatoria extraordinaria en septiembre (por ejemplo, la Universidad de Sevilla o la UNED), con lo que el cumplimiento de los requisitos académicos no se conoce, en muchos casos, hasta finales de septiembre. Otras tienen adelantada la convocatoria extraordinaria a junio-julio (como la Complutense), pero la confirmación de matrícula se extiende hasta julio o septiembre si han tenido que ir a convocatoria extraordinaria. En otras universidades, directamente la confirmación de matrícula de todos los alumnos en septiembre…

La solución que hay a este problema es un adelanto del calendario académico para toda España; adelantar y unificar la convocatoria extraordinaria y los períodos de matriculación para todas las administraciones, cosa realmente complicada. Otra opción sería que se diera la posibilidad a cada universidad de tramitar sus becas conforme pudieran hacerlo, de acuerdo con su propio calendario académico, en lugar de tener un calendario cerrado sin posibilidad de tramitar y enviar becas hasta que finaliza la convocatoria.

PRESPUESTO

Este año hemos visto como el presupuesto para beca ha aumentado hasta los más de 1.900 millones de euros, lo que ha posibilitado las mejoras que se han puesto en marcha. Y para el año que viene, el proyecto de presupuestos generales del Estado recoge otra subida, lo que hace prever nueva mejoras en el sistema. Este aumento de presupuesto ya lo reclamaba la AIReF en su informe sobre becas universitarias y, de momento, se va cumpliendo.

Pero cuando hablamos de presupuestos tenemos que te en cuentan algo de lo que ya hablé en otro post:

Las becas de cada curso se pagan con el dinero de dos ejercicios presupuestarios distintos. Mientras que los cursos académicos ocupan parte de dos años distintos, los Presupuestos Generales del Estado, donde se recoge la partida para becas, se aprueba para cada año natural.

Así, las becas se comienzan a pagar en cada curso académico con el dinero que ha sobrado de la partida para becas del curso anterior (dentro del mismo año) y se terminan de pagar con el dinero del presupuesto del año siguiente.

Imaginemos que para un año natural (2020) hay presupuestados, por ejemplo, 1.000 millones de euros para pagar las becas. Con ese dinero se terminan de pagar las becas del curso 2019/2020 (lo que supone un gasto de 600 millones) y se comienzan a pagar las becas del curso 2020/2021 con los 400 millones de euros que quedan y que hay que gastar en antes del final de año (y que, por supuesto, siempre se gastan). El problema es que siempre hay becas tramitadas y pendientes de pago por más cuantía que lo que queda de presupuesto, por lo que estas becas quedan a la espera de que se autoricen nuevos pagos con el presupuesto del año siguiente, cosa que no suele suceder antes de febrero. Y esto sucede cada año y, de momento, no se ve una solución factible.

Por tanto, mientras no se haga algo a este respecto, de modo que se pueda pagar toda la convocatoria de un curso con el presupuesto de ese año (cosa realmente complicada) seguiremos con el mismo problema.

Como vemos, hay mucho que trabajar para poder adelantar la tramitación y pago de las becas. Esperemos que si se quiere poner en marcha este adelanto se haga bien y se tengan en cuenta todos los puntos de vista.

Un saludo.

22 comentarios sobre “El siguiente paso

Agrega el tuyo

    1. Buenos días, los requisitos académicos para optar a beca se rebajarán o siguen igual para la Universidad? Termino primer grado de Derecho y temo que me queden 2 asignaturas, este curso siendo las clases on line ha sido difícil para mi.
      Los requisitos económicos sí me hacen apta para beca.
      Gracias de antemano.
      Saludos.

      Me gusta

  1. Hola! buenas, este año 2020 he estado trabajando unos 3 meses en total y vivo independiente de mis padres puedo solicitar beca por mi cuenta si el alquiler va a mi nombre o puedo tener problemas y me la van a denegar, he hecho la renta del 2020

    Me gusta

  2. Buenas tardes, soy alumna de la Universidad de Sevilla y este año estoy de Sicue en la URJC. Hoy me ha llegado la resolución de mi beca y ha sido denegada por poner que este año mi curso es en la URJC, debería de haber puesto que lo realizo en la US. ¿Cómo puedo alegarlo de la forma más eficaz? Gracias.

    Me gusta

  3. Buenas, me acaban de conceder la beca, solo matricula y residencia, como puede ser que durante los tres años anteriores durante el grado ma hayan concedido la fijada a la renta y ahora que paso al máster, no me la conceden siendo las condiciones económicas de mi unidad familiar las mismas? Espero su respuesta y que puedo hacer, como recurro?
    Un saludo

    Me gusta

    1. Pues porque este año habéis superado el umbral 1. O la unidad familiar ha tenido más ingresos o sois menos miembros de unidad familiar computables.

      Puedes presentar alegación, pero lo mejor es que antes preguntes en tu unidad de becas.

      Me gusta

  4. Buenas tardes, me resolvieron la beca el 30 de octubre y tras ser denegada presente una alegación. ¿Hay algún periodo de tiempo concreto para que me den respuesta a la alegación? O cuanto podría tardar.

    Gracias!

    Me gusta

  5. Yo creo que el problema está en Cataluña y Andalucía, el resto por lo que leo en los grupos tienen abonada la cuantía fija desde Diciembre, tampoco lo veo un plazo muy loco, deberían gestionarlas todas desde el gobierno central para que todos los españoles estuviéramos en iguales condiciones a la hora de recibir el dinero y contratar personal extra para agilizar los trámites

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: