Informe de la @AIReF_es: Unidades de becas

Hace unas semanas publiqué un post sobre la propuesta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) para mejorar el sistema de becas consistente en el adelanto de la convocatoria para conseguir que las becas universitarias se paguen al inicio del curso académico (y no varios meses después, como sucede actualmente). La verdad es que eso sería sería lo deseable.

Entre los cambios y propuestas que plantea la AIReF en su estudio también hay propuestas referidas o que afectan a las unidades de becas; y de esto es de lo que me gustaría hablar hoy: ¿A qué conclusiones ha llegado y qué plantea la AIReF respecto a las Unidades de Becas? 

achievement-3408115_1920

Hay demasiadas unidades de trámite 

La AIReF indica que debido al elevado número de unidades de becas universitarias involucradas en el procedimiento, se puede dar lugar a diferentes interpretaciones en la aplicación de la convocatoria (aunque en el informe solo hace referencia a un caso en concreto: la concesión de la ayuda residencia), lo cual, según indica el informe, puede limitar la igualdad de acceso de los estudiantes a la beca dependiendo de los criterios empleados, especialmente en la fase de alegaciones.

No creo que esta disparidad de criterios se pueda achacar solo a las unidades de becas, sino  que, en gran medida, es provocada por la propia convocatoria. Su ambigüedad en algunos puntos deja su aplicación a la interpretación de las unidades de becas

Entiendo que, ante esto, lo lógico hubiera sido proponer una mayor concreción en la convocatoria o la elaboración de unos criterios de aplicación más concretos y estrictos por parte del Ministerio. En lugar de eso, aparte de pedir una mayor coordinación entre las unidades de becas y el ministerio, la AIReF propone la creación de unidades únicas de trámite de becas en comunidades autónomas con más de una universidad. Entienden que habiendo una sola unidad de trámite por comunidad autónoma, no habría tantas interpretaciones y eso ayudaría a una mayor igualdad de acceso a la becaLas unidades de becas actuales quedarían simplemente para la comprobación de los requisitos académicos y su vuelco a la plataforma general.

Entienden, además, que la creación de estas unidades de trámite que aglutinen la gestión de solicitudes de varias universidades supondría mejoras en el procedimiento de tramitación… Como ejemplo a seguir: el caso de Cataluña, donde que AGAUR gestiona las becas de todas las universidades de esa comunidad (14% del total de becas universitarias de España).


Según la AIReF, en el curso 2017/2018 en España se tramitan unas 450.000 becas universitarias. En  Andalucía, solo entre la Universidades de Sevilla, de Granada y de Málaga se llegan a tramitar sobre 75.000 becas del Ministerio y, contando con las demás universidades andaluzas pueden estar en las 105-110.000 becas (casi el 25% del total). Con tal cantidad de solicitudes, con todo el trabajo que conlleva la tramitación de las becas (baremación, tramitación de documentación solicitada, alegaciones…) veo muy complicada la gestión de la convocatoria. Sobre todo sí tenemos en cuenta otra de las propuestas de mejora del sistema, que conllevaría la comprobación el cumplimiento de los requisitos económicos con la renta de dos años atrás. La cantidad de alegaciones sería muy superior a la actual, lo que conllevaría mucho retraso en su tramitación.


Además, se olvidan de lo principal: Se está tratando con personas. Con este sistema se perdería algo muy importante para los becarios, que es el trato personal  que les pueden ofrecer sus unidades de becas. Cuando uno lleva tantos años en este trabajo y ha tratado con tantísima gente, sabe que la mejor forma de encontrar una solución al problema de un becario no es a través de un correo electrónico o de un teléfono, sino el trato personal.

Con una unidad de gestión centralizada se perdería la inmediatez y eficacia que supone que la misma persona que va a resolver una alegación pueda atender al solicitante, plantearle las dudas que tiene sobre la documentación que va a presentar, explicarle qué documentación le falta o qué opciones tiene, en caso de que la documentación presentada no fuera suficiente. La atención telefónica o a través de email no es lo más idóneo, además de los problemas que plantean en relación con la protección de datos.

La AIReF incide en su informe en que hay falta de información, en la importancia de la información para que nadie que tenga derecho a beca se quede sin ella, pero con esta medida lo que se conseguiría es alejar la información del becario.

laptop-2561221_1920

Carencias en los perfiles encargados de la tramitación

  • Respecto al personal propio de las unidades de becas:

La AIReF  da entender que no estamos suficientemente preparados y que tenemos carencias en temas fiscales y tributarios para la resolución de alegaciones. Como es natural, no estoy en absoluto de acuerdo con esta afirmación. 

Puede ser que haya casos en concreto en que cierto personal nuevo no tenga aún la experiencia suficiente para hacer frente a las situaciones que se le presenten… igual que pasa con prácticamente cualquier funcionario que accede a un puesto en cualquier administración.

Y, si bien es cierto que no recibimos una formación específica cuando llegamos a una unidad de becas (y sería interesante que nos la proporcionaran), tampoco es necesario ser técnicos de hacienda para resolver alegaciones económicas. Como ya he comentado en algún post lo que de verdad te hace aprender es la experiencia, el resolver muchas alegaciones, ver muchas declaraciones de renta, contratos, escrituras, resoluciones administrativas… y, sobre todo, preocuparte e interesarte por tu trabajo.

Conozco a los responsables de las unidades de becas de mi entorno, personas que llevan muchos años trabajando en sus unidades de becas y estoy seguro de su capacidad y su conocimiento respecto a estos temas. No creo que haya una sola unidad de becas en la que no haya personal capacitado para la resolución de cualquier caso que se le plantee.


Desde hace unos años el Servicio de becas de la Universidad de Málaga organiza acciones formativas sobre Aplicación del IRPF en la gestión de Becas, a la que se invita a todas las universidades que quieran asistir. Me consta, además, que también se ha organizado sesiones formativas de este tipo en otras universidades.


Además si lo que falta es formación, supongo que para la creación de esas grandes unidades de gestión también habría que formar al personal. ¿Qué diferencia habría entre eso y formar al personal que ya trabaja en las unidades de becas, que ya conocen el trabajo?

  • Respecto al personal temporal que el MEFP envía a las unidades de trámite de las universidades:

Anualmente, desde el Ministerio se envía personal de apoyo para la tramitación de la convocatoria, el cual es seleccionado desde las oficinas de empleo de las diferentes provincias. Entiende la AIReF que este personal contratado para ayudar a las unidades de trámite, por lo general, no está suficientemente cualificado para dicha labor lo que resulta en una dilatación de los plazos y un gasto ineficiente de los recursos públicos.

Es cierto que este personal no está suficientemente cualificado, y en su selección, al menos hasta el año pasado, primaba que no tuvieran experiencia anterior. La forma de contratación cambió el año pasado y ahora sí  pueden ser seleccionadas personas que ya hubieran trabajado en las unidades de becas en años anteriores, lo cual ayudará mucho.

Pero la labor para la que son contratados, en teoría, es la grabación de solicitudes (picar datos) o para tareas auxiliares como archivo de documentación, tareas para las que no hace falta cualificación alguna y que se aprende a realizar en pocos días.

He trabajado muchos años con este personal en mi unidad de becas (además de un par de años más en una delegación de educación), y puedo decir que este personal siempre ha cumplido con su labor de manera extraordinaria. Por eso puedo afirmar que lo que dice la AIReF de que esta situación provoca «…dilatación de los plazos y un gasto ineficiente de los recursos públicos» no se ajusta a la realidad en absoluto.

La realidad es que sin este personal resultaría imposible la tramitación de la convocatoria en los plazos establecidos para ello. Obviamente lo ideal sería que hubiera personal propio suficiente en las unidades de becas como para que no hiciera falta que enviaran a estas personas, pero como eso no es así, su participación en el proceso se hace imprescindible. Además, a estas personas, normalmente personas mayores y parados de larga duración, se les da la oportunidad de trabajar y sentirse valorados, aunque sea por unos meses. Por lo tanto, ni dilatación de plazos ni gasto ineficiente.

document-3271743_1920

Dificultades para la comprobación de requisitos para la concesión de beca: Familiar y sociedades.

Indica el informe de la AIReF que unos de los problemas que se dan en el procedimiento  es que existe falta de información clave para comprobar requisitos para la concesión de la beca. Esto es cierto, y por eso, mientras no se pongan en marcha las previsiones de la ley 39/2015 (si es que se ponen alguna vez), las unidades de becas tenemos que solicitar la presentación de esa documentación para poder comprobar que se cumplen los requisitos establecidos en la convocatoria. Para eso estamos la unidades de becas.

Aunque hay más situaciones, el informe hace referencia, en concreto, a la dificultad en el acceso a:

  • Información de requisitos de carácter personal:

Por ejemplo, la composición familiar del solicitante, especialmente en los supuestos de parejas de hecho, padres separados o divorciados o padres de los solicitantes no casados. También es complejo el supuesto de estudiantes independientes económicamente.

Ese es un problema de sobra conocido, y de suma importancia en la aplicación de la convocatoria. No podemos olvidar que las becas como «…ayudas públicas para el estudio han de alcanzar a los estudiantes cuyos padres y ascendientes no dispongan de posibilidades económicas para afrontar todo lo que conlleva la formación universitaria, pues si consta que su capacidad económica les permite abonar todos los gastos para ello ha de denegarse la ayuda, destinando los citados fondos públicos a personas realmente necesitadas…».

Siendo este uno de los aspectos más importantes del propio sistema de becas no se puede tomar a la ligera, y más teniendo en cuenta que la propia convocatoria, en el art. 41.1 establece que: «Las administraciones educativas correspondientes y las universidades ejercerán un riguroso control que asegure la correcta inversión de los recursos presupuestarios destinados a becas». 

Por eso entiendo que el acceso al padrón, como propone la AIReF, además de complicado, NO es la solución para agilizar las comprobaciones de los requisitos de carácter personal (al menos, no por sí solo) porque no certifica la situación personal de los solicitantes y sus familias.

La solución a esto debería ser un sistema más ágil de comunicación de las unidades de becas con los becarios y reforzar las herramientas con las que cuentan éstas y el propio ministerio para poder hacer correctamente su trabajo.

  • Información de carácter económico para actividades económicas, como,
    por ejemplo, el Impuesto de Sociedades.

Este es un tema en el que desde siempre he estado muy implicado. Para una correcta aplicación de la convocatoria Hacienda debería ofrecer una solución para la comprobación de esta información, que supone un agravio para los demás solicitantes y, sobre todo, para los trabajadores autónomos.

Respecto a esto, entiendo que en lugar de plantear la eliminación del proceso de comprobación de este umbral (entre otros como patrimonio, catastro…) porque dificultan la tramitación de las becas, la AIReF debería haber incidido en la necesidad  de una mayor implicación por parte de Hacienda en la comprobación de estos datos para la correcta aplicación de la norma y en la posibilidad de replantear determinados umbrales que, efectivamente, no reflejan la realidad económica de las familias, como sí ha hecho respecto a los umbrales de renta (donde ha propuesto la actualización de esos umbrales de renta, o incluir más tramos en los umbrales de renta para recoger más situaciones económicas de las familias). 

Ese umbral es necesario, al igual que los demás, porque reflejan distintos aspectos de la situación económica de una familia que no se ven reflejados en el umbral de renta

Bueno, ya acabo. Solo decir que aunque, evidentemente, hay margen de mejora, a las unidades de becas hay que reconocerles la importancia que tienen, pues hacen una labor fundamental el procedimiento. 

Un saludo.

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Informe de la @AIReF_es: Unidades de becas

Agrega el tuyo

  1. Como defensor de lo público que soy, no puedo menos que felicitar a todos tus compañeros y a ti por la labor que haceis.
    No me quiero ni imaginar cuando, en mis tiempos de becario, se presentaban las solicitudes en papel jaja ahora mi hijo ya las presenta teleméticamente, una gozada!

    Muchas gracias por este blog que nos desvela los entresijos desde dentro.
    ¿Cómo me gustaria que hubiera blogs similares sobre el IRPF o las pensiones de la SS!

    Me gusta

    1. Gracias Emilio. Yo también viví (en sus últimos años) las becas en papel y la cosa ha mejorado respecto a aquello un montón.

      No estaría que hubiera más blogs sobre los temas que indicas, la verdad.

      Un saludo.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: