El artículo 23 de la convocatoria. Los créditos de matrícula

El artículo 23 de la convocatoria es el referido a los créditos mínimos en que debe quedar matriculado un alumno para tener beca. En principio, todos tienen claro que, según los créditos que matricule, la beca puede ser completa o parcial. El problema es que no todos tienen claro qué créditos se tienen en cuenta para llegar a los mínimos que establece dicho artículo.

Si se le pregunta a un becario cuantos créditos debe matricular en un grado para poder obtener la beca completa, te dirá que matriculando 60 créditos, se puede optar a beca completa; y para la matrícula, cuando se matriculan 30 créditos como mínimo. Y sí, eso es correcto… si no entramos en detalles.

En este post voy a hablar de esos «detalles» del artículo 23 de la convocatoria que todos los cursos generan  problemas a los becarios y que dan lugar a sorpresas desagradables.

IMG_20170525_114541

Limitación en virtud de la normativa propia de la universidad

El art. 23.2.b) nos dice este apartado que se podrá tener la beca completa «cuando en virtud de la normativa de la propia universidad, resulte limitado el número de créditos en que puedan quedar matriculados TODOS los estudiantes«. 

Pero eso qué significa?

En principio, los planes de estudios de las enseñanzas universitarias de grado establecen que cada curso se compondrá de 60 créditos. La limitación a que se refiere este artículo es aquella en la que la universidad, en la programación del plan de estudios de una titulación, acuerda que, por ejemplo, un determinado curso, por problemas de organización o por cualquier otra circunstancia, va a estar compuesto por un número de créditos inferior a 60, afectando a TODOS los alumnos de dicha titulación. 


Por ejemplo, en el Grado en Medicina de la Universidad X, el tercer curso, en lugar de 60 créditos se compone de 57 créditos, para poder cuadrar los créditos de la titulación por problemas con las asignaturas optativas; y todos los alumnos que en tercer curso matriculen 57 créditos, podrán optar a la beca completa. La limitación es específicamente en tercer curso, no pudiendo aplicarse a ningún otro curso.


Mucha gente confunde esta «limitación por parte de la universidad» con las normas de matriculación que impiden la matricula en determinadas asignaturas mientras no se hayan superado otras o no se haya superado un número determinado de créditos. Por ejemplo, cuando no se puede matricular el TFG mientras no se haya superado todos los créditos de formación básica y un número determinado de créditos del total de la titulación o el caso de las «asignaturas llave» que impiden matricular una asignatura mientras no se supere otra… 

Estas limitaciones también vienen establecidas por normativa universitaria, pero estos casos NO son a los que refiere el citado artículo pues la causa que hace que el solicitante no pueda matricular todos los créditos necesarios es achacable al propio solicitante y no afectan de forma general a TODOS los alumnos. 

Por lo tanto, ante la imposibilidad de llegar a matricular 60 créditos porque el solicitante incurren en alguno de los casos expuestos, la matrícula se considerará parcial, no pudiendo alegar limitación por normativa de la universidad. 

Ese apartado también se refiere a que si esos créditos se cursan en un solo cuatrimestre, se concederá la matrícula, el 50% de las partes fijas y la variable mínima y si matricula también en el segundo cuatrimestre, se completará la beca con el resto de ayudas. Esto hace referencia a las universidades donde hacen la matriculación semestral y no hay posibilidad de matricular los 60 créditos desde el principio de curso.

control-427510_640

Número de créditos a matricular en caso de  finalización de estudios

El art. 23.3 de la convocatoria nos dice que cuando a un alumno le reste un número inferior a 60 créditos para finalizar sus estudios, podrá a optar a la beca completa siempre que matricule todo lo que le falta para acabar. Esta excepción solo se podrá «usar» una sola vez.

Como digo, para cumplir con lo que dice este artículo, el alumno se tiene que matricular de TODO lo que le falte para finalizar. Debe tener cubiertas, entre créditos superados y matriculados, todas las cargas lectivas (Formación básica, obligatorias, optativas y el TFG). Da igual el número de créditos que resten para finalizar la titulación (Salvo que lo que queda para acabar sea únicamente el TFG) y da igual si esos créditos se hacen en un cuatrimestre, en dos o se finaliza en la convocatoria de diciembre. En cualquier caso, si se cumplen los requisitos para ello, corresponderá la beca completa.

Uno de los problemas que suele haber con esto es que muchos alumnos, a la hora de formalizar la matrícula, no se pueden matricular de todos los créditos porque las normas de matriculación se lo impiden, y por ejemplo, no puede matricular el TFG porque no ha superado todos los créditos de formación básica. En estos casos, la beca se tramitará como parcial, pues el alumno no está matriculado de todo lo que le queda para acabar. Cuando el alumno cumpla los requisitos y pueda matricular el TFG tendrá que presentar una alegación con la que se le hará un aumento de cuantía para que se le conceda la beca completa.

Otras veces suele pasar que los alumnos no matriculan todos los créditos optativos que le faltan para acabar porque han realizado cursos que tienen pensado convalidar, y a la hora de formalizar la matricula, no incluyen esos créditos. El problema es que los periodos de convalidaciones en las universidades suelen ser posteriores al momento en que se comprueban las becas y, por tanto, al no encontrarse en ese momento matriculado de todo lo que le falta para acabar, se tramita la beca como parcial. No hay mayor problema y se puede arreglar presentando una alegación una vez que se hayan convalidado los créditos, con lo que se hará un aumento de cuantía.

 Lo que yo recomiendo en estos casos, si se quiere la beca completa desde el principio, es que el solicitante matricule esos créditos optativos que le faltan y, una vez que tenga los créditos convalidados, quite las asignaturas de sobra de su matrícula.

application-1756269_640

El art. 23.4 de la convocatoria, ese gran desconocido

Este artículo nos dice que «En ningún caso entrarán a formar parte de los mínimos a que se refieren los apartados anteriores»:

«Los créditos correspondientes a las distintas especialidades».

En los grados suele haber lo que se llama «menciones» que son especializaciones en un determinado área de esa titulación. Por ejemplo, en la Universidad Complutense, en la titulación de Grado en Educación Primaria existen varias menciones: Audición y Lenguaje, Educación Física, Música, Lengua Extranjera, Pedagogía Terapéutica…
Lo que quiere decir este artículo es que la beca solo te va a cubrir los créditos de una especialidad o mención (en caso de ser necesaria), y que una vez hecha una mención, si el solicitante se matricula de créditos correspondientes a otra mención, estos NO se tendrán en cuenta. Para la beca es como si no los hubiera matriculado.

«Las asignaturas o créditos convalidados, adaptados o reconocidos»

Aunque este apartado es bastante claro, todos los años hay muchas consultas sobre cómo afecta la convalidación de asignaturas a la beca. Lo que dice este artículo es que esas asignaturas que se convaliden, adapten o reconozcan no contarán ni como matriculadas ni como superadas para el cumplimiento con los requisitos académicos en el curso correspondiente. Esto es muy importante tenerlo en cuenta, porque todos los cursos suele dar lugar a revocaciones.


Se trata de casos de alumnos que se matriculan al principio de curso de los 60 créditos correspondientes y, durante el curso, convalidan alguna asignatura. Su matrícula pasa a parcial, lo que da lugar a la revocación parcial de la beca. El problema es que, aunque la convocatoria (art. 38.f) dice que los solicitantes debe comunicar a la unidad de becas cualquier alteración de las condiciones tenidas en cuenta para la concesión de la beca, la realidad es que no suelen hacerlo, por lo que estos casos se detectan en el curso siguiente, cuando ya poco se puede hacer para evitar la revocación. 


La Audiencia Nacional lo tiene claro, como se puede ver en la sentencia Sentencia num. 7/2016 de 17 diciembre:

«Entendemos que cuando esta norma dispone que no se tendrán en cuenta los créditos convalidados lo hace a los efectos del cómputo de los créditos necesarios para la obtención de la ayuda, pues esta exigencia de un número mínimo de créditos es un requisito académico establecido en el propio precepto.

Necesariamente presupone entonces que los créditos convalidados no pueden ser tomados en consideración para determinar si el interesado alcanza los 60 créditos necesarios para obtener la totalidad de la ayuda, o en su caso los 30 créditos que le permitirían obtenerla con la reducción prevista en el apartado 2 del artículo 23

mathematics-1622448_1920

«Que superen los necesarios para la obtención del título correspondiente»

Como todos sabemos los títulos de grados se estructuran en distintos «tipos» de asignaturas,  Formación Básica, Obligatorias, Optativas y el TFG. Cada uno de estos tipos de asignatura tiene una «carga lectiva» que son los créditos necesarios para superar de cada una de ellas. 

En los créditos de formación básica, obligatorias y TFG, no suele haber problemas, porque (hasta donde se) en cada titulación están tasadas las asignaturas de cada una de esas cargas lectivas y no se pueden matricular créditos «de más».

El problema viene con las asignaturas optativas. La carga lectiva de optativas varía de una titulación a otra, pero siempre suele haber una oferta de asignaturas optativas, que supera dicha carga lectiva. Por eso, suele pasar que cuando un alumno tiene problemas con su matricula porque no puede matricular determinadas asignaturas o se va de Erasmus y quiere dejarse asignaturas obligatorias para su último curso en su universidad, tira de asignaturas optativas para llegar a los 60 créditos y así optar a la beca completa.

Lo que dice este artículo, es que no se tendrán en cuenta los créditos que superen la carga lectiva correspondiente, en este caso, la carga de optativas. Para la beca, es como si NO los hubiera matriculado.  


Un ejemplo una titulación tiene una carga lectiva de optativas de 48 créditos, de los cuales, el alumno, ya ha superado ya 42. Cuando se dispone a hacer la matrícula para el nuevo curso, piensa: «Este año no me interesa matricular la asignatura obligatoria X, que es de 6 créditos, prefiero hacerla el año que viene, pero si no la matriculo, no llegaré a los 60 créditos. Lo que voy a a hacer es matricular los 6 créditos optativos que me faltan y 6 más para llegar a los 60 créditos y así tener beca completa». 

O «Como no puedo matricular el TFG, me matriculo de una optativa «de sobra» (pues tengo todas las optativas necesarias superadas) y así llego a los 60 créditos».


En estos dos casos, la matrícula seria parcial pues estaría matriculado, a efectos de beca, de 54 créditos, pues esos créditos «de más», que superan los necesarios para la obtención del título, NO entrarán a formar parte de los mínimos necesarios para obtener beca.

DOBLES GRADOS

En el caso de los dobles grados la cosa funciona igual, teniendo en cuenta que estos estudios en cada curso tienen un número distinto de créditos. 

El art. 27. establece: «Se considerará matrícula completa, la que comprenda, como mínimo, todos los créditos que integren el curso completo de esa doble titulación conforme al plan de estudios establecido»

Así, hay que matricular cada curso en el número de créditos que haya establecido la universidad para cada curso.

Ahora bien, aquí hay una particularidad, establecida en la continuación del art. 27.1, para el caso de que se tengan asignaturas de distintos cursos (y por tanto ya no «se vaya con el curso»): «En el caso de que el estudiante esté matriculado de créditos que correspondan a distinto curso, se considerará curso completo el número de créditos que resulte de dividir el total de los que integran el plan de estudios entre el número de años que lo componen.»

Osea, si la titulación son 380 créditos en 5 años y el solicitante, por haber suspendido asignaturas o por cualquier causa, se matricula de asignaturas de distintos cursos, tendrá que matricular para la beca, al menos de 76 créditos. En algunos casos esto beneficiará al solicitante, y otros le perjudicará.

Estos son los puntos más problemáticos de el art. 23 de la convocatoria y espero haberlos aclarado un poco. Un saludo. 

50 comentarios sobre “El artículo 23 de la convocatoria. Los créditos de matrícula

Agrega el tuyo

  1. Buenas.Curso último curso de grado y me matricule de 48 creditos(los que me restan, ya que los otros 12 para llegar a 60 es de practicas curriculares en empresas y los realice el curso 21/22 ) .Y quiero convalidarme una optativa por créditos que tengo de
    otras actividades(estoy matriculado de ella pero seria convalidarla).¿Mi beca se reduciría?¿Tengo que comunicar dicho cambio a mi unidad de becas?¿Me afectaría al año que viene para pedir beca para un master? Gracias de antemano!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: