¿Regreso al pasado? – 1ª parte

Parece que hace una eternidad que el (ex)ministro Iñigo Mendez de Vigo anunciaba las (“fabulosas”) novedades para la próxima convocatoria de becas, que nos traían grandes beneficios como que los alumnos con una nota superior a 5 puntos en las pruebas de acceso a la universidad podrían optar a beca (matrícula), ayudas complementarias de hasta 200 euros para quienes tuvieran más de 8 de media, beneficios para las víctimas de violencia de género… Y fue hace poco más de una semana.

Desde entonces, se presentó una moción de censura, se debatió, se votó y aquí estamos… con nuevo gobierno (con todo lo que ello conlleva) y con la nueva convocatoria “en el aire”. En el aire porque no se sabe qué pasará con ella, si seguirá igual o volveremos al pasado…

El nuevo gobierno siempre ha criticado el actual sistema de becas, con partes fijas, variables, menos cuantía, más rendimiento académico… Por lo que lo primero que se puede pensar es que intenten cambiarlo en cuanto puedan (lo cual parece ser su intención). Y eso debería ser ya.

student-849828_1920

Aunque todo puede pasar, sería raro que para este próximo curso lo cambien. Sobre todo por dos motivos:

  • Han aceptado mantener los presupuestos generales del estado que se votaron la semana pasada, lo cual coarta la libertad de modificar partidas presupuestarias a su antojo. Aunque esto aún está por ver.
  • Estamos en fechas en las que se está negociando el Real Decreto de umbrales de renta y patrimonio familiar y las cuantías de las becas y ayudas al estudio que es la base sobre la cual se desarrolla la convocatoria (seguramente esté pendiente ya de aprobar definitivamente). De hecho, las promesas o novedades que anunció el exministro suponían modificaciones en ese RD de umbrales. Vería muy precipitado un cambio total del sistema con tan poco tiempo…

¿Y si al final cambiaran el sistema de becas?

Como digo, creo que sería muy precipitado, al menos para el próximo curso, porque no creo que directamente vuelvan al sistema anterior sin más, sin comprobar o sin estudiar qué se puede aprovechar del actual. Pero a día de hoy no hay nada seguro.

writing-1149962_1920

¿Qué supondría volver al sistema anterior?

Voy a intentar hacer una comparativa rápida, buscando los pros y los contras de cada sistema para que os podáis hacer una idea de lo que supondría la vuelta al anterior sistema. (Tendréis que disculparme si meto alguna incorrección, pero hace muchos años y algunas cosas las hablo de memoria).

1.- Requisitos académicos

a) Rendimiento académico:

Este, sin duda, sería “el gran cambio” o el que más repercutiría en el sistema, pues haría que muchos más alumnos cumplieran los requisitos para acceder a la beca completa.

En el primer curso, podría optar a beca completa todos los alumnos que tuvieran más de 5 puntos de media en la Prueba de Acceso a la Universidad.

Ahora, para la beca completa es necesario sacar un 6,5 en la prueba general de la EBAU, y con los últimos cambios anunciados por el exministro, un 5 o más. para la beca de matrícula.

Respecto a los cursos posteriores:

Sin título

Como vemos, antes solamente había dos porcentajes, uno para las ingenierías y arquitectura (60% de rendimiento) y el resto de estudios (80% de rendimiento). Y eso era todo.

En esto creo que no hay dudas. Se beneficiaría claramente a todos los alumnos y, además, sería más fácil para las unidades de becas. Al haber más alumnos que cumplieran los requisitos, habría más becas para tramitar (con lo que ellos supone).

Desde el punto de vista de los alumnos, poco habría que objetar a este cambio, la verdad. Como mucho, que siempre hubo becarios que se quejaban de por qué valía lo mismo aprobar todo con un 10 que suspender asignaturas y sacar un 5 de media… “No se incentivaba el esfuerzo…”

b) Créditos matriculados:

Respecto a esto, poco cambio ha habido: Matrícula completa con 60 créditos y parcial entre 30 y 59 créditos matriculados.  Y el resto, en esencia, es igual. Podéis comprobarlo en este post: Artículo 21

El sistema anterior NO contemplaba los dobles grados (ni dobles licenciaturas), por lo que es algo que, en caso de cambio habría que revisar.

c) Cambios de estudios con condición de becario:

Aquí el tema ha ido variando en los últimos cursos, con un par de cambios desde que se cambió el sistema de becas. 

Ahora no se podrá obtener beca en los nuevos estudios hasta que, contando los créditos convalidados y matriculados, el solicitante haya quedado matriculado de al menos 30 créditos más de los que hubiera cursado con beca en los estudios abandonados. 

Antes, no podía obtenerse beca en los nuevos estudios hasta que el número de cursos matriculados en los nuevos estudios sea superior al número de años en los que se disfrutó de beca en los estudios abandonados

Es decir, que si en unos estudios habías tenido 2 becas, no se podía tener beca hasta que el alumno matriculara el tercer curso de los nuevos estudios (cumpliendo los requisitos académicos, claro). 

Al final uno y otro resultan casi igual, porque en por un sistema se contaban cursos, y por el otro, créditos (correspondientes a un curso completo). A mi modo de ver, está más claro ahora.

person-984236_1920

2.- Requisitos económicos

La verdad. los requisitos económicos son lo que menos han cambiado. Sólo algunas pinceladas:

  • Simplificación de los umbrales de renta. Al haber menos tipos de cuantías a los que referenciar la renta, se pasó de los 4 umbrales de renta (había uno específico para estudios NO universitarios) a 3 umbrales que hay actualmente (los mismos para todos los estudios). Creo que el cambio ha sido a mejor pues simplifica y aclara los umbrales tanto a los alumnos como a las unidades de becas.
  • Se ha introducido una novedad que beneficia a los que tienen viviendas construidas en terrenos rústicos. Antes el valor catastral se tomaba TODO como valor catastral de terreno rústico (tanto terreno como vivienda), lo cual perjudicaba (mucho) a los que estaban en esa situación ya que se computaba el valor íntegro de la construcción como terreno rústico. Ahora, se distingue entre el valor catastral del terreno, que se considera rústico, y de la vivienda, que se considera como urbano y se les aplican los coeficientes reductores según el año de ponencia de valores del municipio. 
  • Se introdujo como novedad que se tienen en cuenta el volumen de facturación de las sociedades que pertenezcan a los miembros de la unidad familiar. Esto era necesario, sobre todo por comparación con los autónomos (que siempre resultan perjudicados con todo), a los que sí se les tiene en cuenta ese umbral.

Por no cambiar, no han variado ni las cuantías de los umbrales, ni de renta ni de patrimonio ni de volumen de facturación.

En el próximo post hablaré sobre las cuantías de beca y el tema de reintegros, que también sufrieron grandes cambios.

 

2 comentarios en “¿Regreso al pasado? – 1ª parte”

  1. El nuevo decreto de becas tendría que solucionar algunas injusticias del sistema actual. Por ejemplo:
    -El segundo curso de máster de los ámbitos de ingeniería y ciencias (que tienen más dificultad) no se establece un coeficiente corrector de las notas como si sucede en los grados y en primero de máster.
    -No se tiene en cuenta para segundo de máster el hecho de que hay alumnos que están haciendo estudios dobles de alto rendimiento académico con matriculas de 90 créditos anuales (para segundo de máster es imprescindible aprobar todos los créditos, aunque la matrícula exceda de los 60 créditos).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s